×

Más de 50 camionetas del FBI llegaron a Sonora

2019-11-12 10:47:14 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

En redes circula un video en el que el FBI arribó a Sonora con un convoy de más de 50 camionetas que se dirige hacia el lugar donde murieron los LeBarón para contribuir con la investigación.


    

Durante la tarde del día de ayer comenzó a circular un video capturado por ciudadanos que presenciaron el momento exacto en que más de 50 camionetas del FBI arribaron a Agua Prieta, Sonora con el propósito de contribuir a la investigación de la masacre LeBarón que tuvó lugar el pasado 4 de noviembre.

De acuerdo con los ciudadanos, “más de 50 camionetas suburban llegaron”.

En el video con duración de 20 segundos se alcanza a ver el paso de algunos de los vehículos.

De acuerdo con autoridades mexicanas, la razón por la cual dicha agencia participará en la esclarecencia de los hechos es debido a la doble nacionalidad que tenían las victimas asesinadas.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Sicario revela cómo fue reclutado por el crimen organizado

2019-12-15 19:40:29 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

La historia de un joven sicario de 22 años que reveló la forma en la que fue reclutado por el crimen organizado fue publicada por The New York Times.


    

La historia de un joven sicario de 22 años que reveló la forma en la que fue reclutado y cómo escapó del crimen organizado con la ayuda de la policía fue publicada en un extenso artículo dado a conocer por The New York Times.

El joven, que no fue identificado, aseguró que, con su testimonio busca contarle al mundo la realidad de la vida en México.

Explicó cómo, a los 17 años, mutiló un cadáver como parte de su entrenamiento para ingresar al grupo delictivo Guerreros Unidos y luego mató a cientos cuando era adolescente para, finalmente, ser reclutado para trabajar para Los Rojos.

Había decidido entrar en una vida criminal después de crecer en la pobreza, lo que, dijo, lo dejó humillado. Solo ganaba un dólar más o menos por jornada laboral pero, como sicario, podía ganar cientos por semana.

En 2017, finalmente fue detenido por la policía, pero en lugar de ser puesto tras las rejas, llegaron a un acuerdo no oficial con él. 

Debido a que no fue encarcelado por el gobierno, no había papeleo en el lugar, pero fue invitado a colaborar encubierto en el Cártel a cambio de su libertad. 

Durante varios años, funcionó a la perfección e incluso reclutó a otros para que se unieran a él.

Quería ser un psicópata, matar sin piedad y ser el sicario más temido del mundo.

Sin embargo, cuando el programa de protección federal se terminó, lo dejaron solo a su suerte.

Ahora está huyendo, por miedo a su vida. El Cártel ya asesinó a su hermano, que era miembro del Ejército, como venganza.

‘Así es como funcionan las cosas en México. Y quiero que el mundo lo vea ‘, dijo el hombre.

Cuando se unió al Cártel antes de cumplir 18 años, dijo que estaba decidido no solo a encajar, sino a sobresalir.

“Quería ser un psicópata, matar sin piedad y ser el sicario más temido del mundo”, dijo.

Con los años, dijo que el grupo criminal ‘se llevó todo lo que era humano’ y lo convirtió en un ‘monstruo’.

“Me convirtieron en un animal. Me bloqueé a mí mismo, mis propias emociones, y me dije que solo era alguien más que hacía estas cosas”, dijo, explicando cómo una vez le cortó la garganta a un niño sin previo aviso o sin razón.como una forma de demostrar lo duro que era.

Durante cinco años, trabajó como asesino a sueldo para luchar contra los miembros del Cártel rival y asegurar el tráfico de drogas de su pandilla.

Solo unos pocos de los más de 100 asesinatos que cometió lo persiguen, dijo, incluido el asesinato de un estudiante inocente.

‘Ese estudiante todavía me persigue. Veo su rostro, ese niño rogándome por su vida. Nunca olvidaré sus ojos. Él fue el único que me miró de esa manera”, dijo, y agregó que llamó a su jefe para preguntarle si podía dejar ir al estudiante, pero le dijeron que no.

Pero en 2017, cuando tenía entre 22 y 23 años, la policía lo detuvo.

Fue entregado por uno de sus socios que le prometió que se salvaría si hacía un trato.

La policía podría haberlo puesto tras las rejas durante 200 años, pero en cambio, Albert Capella, el jefe de policía en el estado de Morelos, decidió lanzar un programa experimental de informantes.

Dijo que se había desesperado tanto por resolver el creciente crimen en la región que no le importaba si era poco ortodoxo, y mucho menos si no se sancionaban las cosas que ocurrían.

‘Teníamos que intentar algo. No podíamos sentarnos allí y no hacer nada.Es algo que pocos se han atrevido a hacer, pero vale la pena el riesgo“, dijo.

El sicario fue tan valioso que la información que le dio al jefe llevó a más de 100 condenas.

Si bien el crimen en todo el país se disparó, comenzó a disminuir en Morelos gracias, en parte, al programa.

Sin embargo, cuando Capella fue ascendido a jefe de policía en el estado de Quintana Roo, una meca del turismo, el programa se terminó.

Debido a que no era oficial, no había una estructura para mantenerlo en funcionamiento y ninguno de los otros jefes de policía quería involucrarse en el caso.

El programa desapareció finalmente a principios de 2019.

Algunos de los otros miembros del Cártel que habían sido reclutados como parte de él volvieron a la vida delictiva. Habían estado durmiendo en una instalación que estaba al lado de la cárcel local, y fueron trasladados hacia y desde la Corte para testificar en casos de otros cárteles.

Pero cuando el programa se cerró, todo desapareció.

El sicario huyó del lugar. Su hermano fue asesinado poco después en el puesto de tacos de sus padres.

Piensa que pueden haber tenido la intención de matarlo, pero debido a que los dos eran muy parecidos, su hermano fue asesinado por error.

Ahora está huyendo en diversas partes del país y, en ocasiones, ve a su hijo pequeño.

Con información de The New York Times

 

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn