×

Cinco frases que siempre has dicho mal y quizá no lo sabías

2019-11-25 07:34:02 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

En Las malas lenguas, Juan Domingo Argüelles recopiló cientos de pleonasmos y sinsentidos del español que todos hemos pronunciado alguna vez.


    

Convencido de que la gente habla y escribe mal, Juan Domingo Argüelles reunió más de 600 páginas de redundancias, barbarismos y sinsentidos en el libro Las malas lenguas (Océano, 2018).

"Todos cabemos en este costal —explica Juan Domingo en la introducción—, pero algunos podemos y queremos salir de él".

Por eso reunimos aquí algunos de los ejemplos que recogió en su libro, con su respectiva explicación.

Cita previa

No hay citas que no sean previas, asegura Argüelles, pues el sustantivo femenino cita se refiere al "señalamiento, asignación de día, hora y lugar para verse y hablarse dos o más personas", o bien a la "reunión o encuentro entre dos o más personas, previamente acordado", según el Diccionario de la RAE.

Por otro lado, el adjetivo previo, según María Moliner, "se aplica a lo que precede y sirve de preparación a algo".

Esta expresión redundante tiene su origen en el español culto, puesto que es utilizada especialmente por profesionistas y hoy ha infestado incluso a las publicaciones impresas.

 

Descuido humano

La expresión no tiene sentido para explicar un accidente, escribe Juan Domingo.

Los descuidos son siempre humanos. Descuido es un sustantivo que significa "omisión, negligencia o falta de cuidado", pero también "olvido o inadvertencia".

Puede argumentarse que se utiliza en oposición a "falla técnica", pero es que incluso una falla técnica se puede tratar de un descuido, pues si un automóvil se queda sin frenos y ocasiona un accidente mortal es porque hubo alguien que no lo llevó al servicio mecánico o, si lo llevó, el encargado de atender esto lo hizo con negligencia, es decir con descuido.

Es una tontería hablar de "descuidos o errores humanos" en el contexto en el que siempre se usan: accidentes y problemas ocasionados por negligencia, inadvertencia, omisión, exceso de confianza, olvido o idiotez.

 

Lucir deslumbrante o lucir mal

Podemos decir que alguien "luce despampanante", pero no "deslumbrante", pues el verbo intransitivo lucir tiene dos acepciones principales: "brillar, resplandecer" y "sobresalir, aventajar".

También funciona como verbo transitivo, con el significado de "iluminar, comunicar luz y claridad" o bien "llevar a la vista, exhibir lo que alguien se ha puesto, normalmente como adorno".

En cuanto al adjetivo deslumbrante, hay que decir que deriva del verbo deslumbrar, cuyas acepciones son: "ofuscar la vista o confundirla con el exceso de luz"; "dejar a alguien confuso, admirado"; "producir gran impresión con estudiado exceso de lujo".

Deslumbrar y lucir son prácticamente sinónimos, por lo tanto la expresión lucir deslumbrante es una redundancia.

¿Puede alguien lucir mal? Por supuesto que no. Se trata de un oxímoron involuntario que da como resultado una barrabasada. Nadie puede "lucir" o "deslumbrar" en un sentido negativo.

 

Ojalá Dios quiera

Ojalá es una interjección del español que proviene del árabe hispánico que se traduce literalmente como "si Dios quiere" y que, de acuerdo con la RAE, "denota vivo deseo de que suceda algo". El disparate consiste en que al decir y escribir ojalá ya está implícito y expresado el sentido literal de "si Dios quiere".

Según Argüelles, se trata de un desbarre lo mismo culto que inculto.

 

Puño cerrado

No hay puños abiertos ni puños cerrados, lo que hay es, simplemente, puños. La mano cerrada es ya un puño y si la abrimos, deja de serlo. Juan Domingo consigna un ejemplo que demuestra que los dislates afectan hasta a los maestros del lenguaje:

El gran poeta Rafael Alberti, cuando retornó de España después de un largo exilio, declaró lo siguiente:

"Me fui con el puño cerrado y vuelvo con la mano abierta".

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

¿Cómo me protejo del coronavirus?

2020-01-23 07:53:09 | El Pionero

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn

Personas que viajan a provincias de China, donde se registra la mayor cantidad de casos del nuevo coronavirus 2019 (2019-nCoV), son las que están en mayor riesgo de contagio, por lo que la Clínica de Atención Preventiva del Viajero (CAPV) de la UNAM recomienda extremar precauciones al visitar Asia Oriental e Insular.


    

El también llamado virus de Wuhan o neumonía de Wuhan se contagia al visitar secciones de venta de animales en mercados, al estar en contacto directo con animales de corral en áreas rurales; al manipular productos y/o artesanías derivados de animales, como caparazones y pieles, y al consumir carne mal cocida, alerta la entidad universitaria.

2019-nCoV es capaz de causar neumonía, pero por lo general la enfermedad es moderada; sólo 20 por ciento de los casos son graves, y sus síntomas inician con insuficiencia respiratoria (falta de aliento). En muy pocos casos puede ocasionar la muerte, afirma la CAPV.

Este virus afecta las vías aéreas bajas (de la tráquea a los bronquiolos) y está relacionado con el SARS-CoV y MERS-CoV. Posterior a la infección, el tiempo de incubación es de cinco a siete días. Los primeros síntomas son fiebre, malestar general, tos seca y dificultad respiratoria.

Hasta ahora, no se ha confirmado el agente portador ni el mecanismo de transmisión, pero se cree que tiene relación con los mercados de mariscos y con el contacto con animales de corral o salvajes, en Asia Oriental. Lo que sí se ha corroborado es la transmisión de ser humano a ser humano.

Recomendaciones

La entidad universitaria recuerda que no hay vacuna ni tratamiento disponible para este nuevo subtipo de virus, por lo que aconseja a los viajeros acudir a la Clínica de Atención Preventiva del Viajero (Aeropuerto Internacional de la Ciudad de México, terminal dos, http://clinicadelviajero.com.mx/) con tres o cuatro semanas de anticipación, para conocer las medidas sanitarias.

Ante la alerta por la probable infección de este virus, la CAPV de la Universidad Nacional recomienda lo siguiente, particularmente a las personas en riesgo: Lavarse frecuentemente las manos con agua y jabón, pues las gotas que se emiten al estornudar, toser o hablar pueden permanecer en las manos, dando al virus la posibilidad de sobrevivir.

También, mantener la higiene nasal, y al toser o estornudar cubrirse boca y nariz con un pañuelo o flexionando el codo y evitar el contacto con personas enfermas de las vías respiratorias, y el contacto directo con animales.

Además, no acudir a mercados donde se venden animales vivos de corral y consumir alimentos bien cocidos.

El 31 de diciembre de 2019 se identificaron los primeros casos de 2019-nCoV en Wuhan, provincia Hubei, China, y hasta el 21 de enero se han reportado nuevos casos en las provincias de Guangdong, Beijing, Shanghái, Sichuan, Shandong, Yunnan, Guangxi y Taiwán. A partir del 13 de enero se han dado a conocer casos importados desde China en Tailandia, Japón, Corea del Sur y Estados Unidos.

Facebook Twitter Pinterest Google Reddit LinkedIn